lunes, 17 de octubre de 2016

Nada

¿Al final qué es lo que ha quedado?, después de todas esas risas, todos esos te quiero, todas las peleas y lagrimas. ¿Qué ha quedado después de todas esas lagrimas? Nada.
Porque todos los momentos se quedaron reducidos a uno, y ni siquiera ese momento conseguiste salvar. Atrás quedaron los remordimientos, la culpa, la tristeza, el amor, el odio, y todos esos sentimientos que me provocabas. Atrás quedo todo, y dio paso a la nada. 
Porque cuando nuestras miradas se encuentran, encuentran la nada. Porque ya no queda ningún resto de esos sentimientos, se han ido. Quedaron reducidos a cenizas cuando los sometiste al fuego, y con la más ligera brisa se esfumaron. 
¿Y qué pasa con todo lo que sacrifiqué por tenerte? Cuando lo único que tu hiciste fue destruirme. ¿Qué pasa con todo el tiempo que perdí odiándome? Porque tu me odiabas. ¿Por qué no te diste cuenta del daño que me estabas haciendo? Porque nunca te importe, no lo suficiente.
Nada, eso es lo que tuvo que ser desde el principio. Porque algunos dirán que todo esto me ha hecho más fuerte, pero, qué más da lo fuerte que sea, si yo misma soy la nada. Porque te lo di todo.









15 comentarios:

  1. hola,
    que pasion en este pequeño relato, que dolor hay en el... me ha encantado

    besos

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Esos eran unos de los sentimientos que quería transmitir.

      Eliminar
  3. Me ha encantando T.T es triste, muy profundo y a la vez maravilloso. Me gusta como escribes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ¡PRECIOSO!
    Es una mezcla agridulce, pero muy bonita *-*
    Espero que compartas más relatos como este.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Hermoso y amargo texto, una redacción impecable.

    ResponderEliminar
  7. Me ha enamorado y fascinado por completo, sigue así, ¡un beso!

    ResponderEliminar