martes, 22 de diciembre de 2015

Querido tu



Querido tu,


La Ilyf que te escribe esta carta no es la misma que te empezó escribiendo, fue una diferente la que te escribió cada carta. Podría contarte mil cosas que han pasado, podría contarte como me siento, ¿pero acaso serviría de algo? habrá una Ilyf futura que te vuelva a escribir, esa Ilyf tendrá otros problemas, otra situación, otra perspectiva de las cosas. Así que hoy no te voy a hablar de lo sola que me siento, hoy te voy a hablar de cómo el tiempo afecta a las personas.


Nunca te ha pasado, el encontrarte con una amiga de la infancia y pensar que es igual que como lo era la última vez que la viste. Para luego darte cuenta de que esa persona ha cambiado tanto que ya ni la reconoces. Pero claro está esto también tiene que pasar a la inversa, seguro que amigos con los que nos hemos reencontrado a lo largo de los años, han pensado de nosotros exactamente lo mismo que nosotros de ellos.


Pero hay cambios peores, y estos son los que no te das cuenta que suceden. Cuando ves todos los días a una persona y de repente un día te das cuenta de que ha cambiado. La realidad aquí es que las personas no cambian en un día, somos nosotros los que no hemos visto ese cambio, es nuestra culpa. Nos quejamos de ellas, diciendo que antes no eran así, pero tendríamos que quejarnos de nosotros mismos, por no ver ese cambio.

Asi que querido tu, te recomiendo que mires a tu alrededor y te preguntes si de verdad estas con las personas que crees que estas. Y lo más importante, mírate a ti mismo y pregúntate si eres la misma persona, si eres la persona que quieres ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario