martes, 17 de febrero de 2015

Hacerse mayor es una mierda.

  Cuando creces te das cuenta que hay cosas más importantes que jugar con tus amigos, que perderte tu programa favorito en la tele o el juguete que te toque en los huevos kinder.
  Te das cuenta de que el mundo en el que vives es una mierda, que miles de personas mueren el día por desnutrición, enfermedades y guerras. Te das cuenta de que no puedes hacer nada para cambiarlo, más bien que no quieres hacerlo.
  Te das cuenta de que las personas cambian, que tus amigos de toda la vida ya no lo son, te das cuenta de que la gente puede llegar a hacer mucho daño y en ese mismo instante tu cambias, dejas de esa niña sonriente y la sustituyes por aquella que todo el mundo quiere ver.
  Por un tiempo no es eres nadie más que el reflejo de lo que  la sociedad quiere que seas, y en mi opinión aquí es cuando las personas se diferencian cuando;  dan el cambio y empiezan lo que ella quieres ser o se siguen siendo ese reflejo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario